fbpx

Los pasos del proceso creativo

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Estos 5 pasos pueden hacer la diferencia entre resolver un problema y resolverlo de manera creativa.

La identificación del objetivo

El primer paso del proceso creativo es identificar tu objetivo. ¿Cuál es tu meta? ¿Cuál es el resultado de solucionar el problema? Es posible que una única solución tenga varias metas. La clave es identificar qué es lo que quieres que ocurra cuando resuelvas el problema. 

Una técnica es intentar acabar esta frase con relación al problema: “¿No sería genial que…?”

Cuando tengas esta afirmación, responde estas preguntas ordenadamente. ¿Cuáles son los problemas que hay que resolver para que ese estado ideal se haga realidad? ¿Qué soluciones necesitas para cada una de las dificultades? ¿Dónde puedes encontrarlas? Cuando hayas respondido estas preguntas, estarás listo/a para pasar al siguiente paso: la recopilación.

La recopilación de información

Si no tenemos información, es casi imposible hallar una solución innovadora. La primera cuestión de esta etapa no es decidir qué tipo de información hay que recopilar, sino tomar la decisión de recopilar información. Para empezar, puedes hacerte una serie de preguntas que se dividen en tres categorías: hechos, sensaciones y nuevas preguntas:

Si tuvieras un minuto para explicar el objetivo y todo lo que lo rodea, ¿qué información incluirías? Te obligará a diferenciar entre la información con la que vale la pena actuar y la que simplemente conviene saber. Entonces puedes dar el tercer paso del proceso creativo: diseñar el problema.

El diseño del problema

Evalúa los datos que has recogido y da forma al problema sin perder de vista tu objetivo. Esto puede llevarte a un nuevo problema (una versión modificada del problema inicial) o confirmar aquel con el que habías empezado.

¿El problema que estoy trabajando es demasiado genérico como para dirigirme hacia mi objetivo? ¿El problema es demasiado específico como para orientarme hacia mi objetivo?

Modificar el problema para que sea más genérico o más específico te ayudará a darle forma y garantizar que no empleas el tiempo y la energía en resolver una cuestión equivocada. Cuando has delineado el problema y estás seguro de que al solucionarlo llegarás a tu objetivo, podrás dar el cuarto paso del proceso creativo, la ideación.

La ideación

Es la parte del proceso que soluciona el problema, por lo que queremos llegar a ella lo más rápido posible. Sin embargo, todos los pasos previos garantizan que salga bien. El objetivo es generar el mayor número de ideas. 

Al identificar soluciones potenciales, te estás preparando para el quinto paso del proceso creativo, la selección.

Selecciona el problema adecuado

Si cuentas con muchas alternativas, esta tarea puede ser abrumadora. La clave está en aplicar la especificidad. Debes ser muy específico cuando definas qué constituye una verdadera solución. Lo primero que tienes que hacer es identificar los criterios de selección. “La solución funcionará si…”. “La solución podrá…”. Agrega verbos. Completando las frases tendrás tus propios criterios de selección. 

Las soluciones tienen que ser viables. 

FUENTE: Basado en el proceso desarrollado por el cofundador de la agencia BBDO Alex Osborn, y el presidente de la «Creative Education Foundation», Sidney Parnes.

More To Explore

Weteach

Salvemos a los estudiantes

La educación es un pilar fundamental en la vida de los jóvenes, pero a menudo nos encontramos atrapados en una trampa de mediciones y calificaciones

INNOVATIA

 EMPRESARIOS EXITOSOS

Desde hace tiempo se habló acerca del fenómeno de por qué varios empresarios, sin la preparación académica necesaria, llegaron a poseer grandes fortunas, convirtiéndose en