fbpx

Escala tu empresa gracias a la planificación estratégica

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Todas las organizaciones necesitan mirar al futuro y decidir hacia dónde van. Trazar un plan con los objetivos principales, saber cómo adaptarse a los cambios del entorno, proteger la ventaja competitiva que se tiene respecto a la competencia o incluso decidir cómo seguir satisfaciendo y reteniendo a los grupos de clientes son algunos de los aspectos que resuelve la planificación estratégica. 

El gran miedo de la planificación estratégica

Graham Kenny, el CEO de Strategic Factors, preguntó en un seminario a un grupo de CEOs y otras personas líderes de empresas globales que escribieran en un papel un ejemplo de estrategia. 

Algunas respuestas fueron: conseguir 100 millones en ventas, lanzar un nuevo mercado, aumentar la cuota de mercado, seleccionar el cliente adecuado en el canal adecuado. Y Graham respondió de forma rotunda: «Nada de todo eso es planificación estratégica». “Los anteriores son objetivos, actividades o acciones, pero no estrategia”. 

La planificación estratégica es el hecho de posicionar diferentes factores estratégicos con cada grupo de personas de interés: empleados, clientes, bancos, proveedores, entre muchos otros. No es un proyecto, sino una constante, ya que si la hacemos de forma recurrente, es mucho menos compleja y difícil de llevar a cabo. 

Checklist antes de empezar tu planificación estratégica

Antes de iniciar la planificación estratégica, es necesario cumplir con el siguiente checklist de tareas.

1. Entiende la planificación estratégica: Entiende qué es la planificación estratégica en comparación con otros conceptos. Recuerda que la planificación estratégica no es un presupuesto, no es una lista de las iniciativas o acciones, así como tampoco varias estrategias en el mismo momento y en la misma empresa. 

2. Crea tu definición: Define qué significa para tu empresa la realización de la planificación estratégica. Lo que engloba y lo que no es muy distinto y subjetivo dependiendo de cada empresa. 

3. Define las expectativas Define las expectativas del trabajo que vas a realizar, qué esperas obtener y qué no dentro de este ejercicio. Intenta ser lo más detallado/a posible en este apartado. Responde a las cinco preguntas que te ayudarán a definir qué esperas de la planificación estratégica: • ¿Cuál es la aspiración de la empresa? • ¿Dónde vamos a ejecutarla? • ¿Cómo vamos a lograrlo? • ¿Qué necesitamos tener para ejecutarla? • ¿Qué tipo de sistema de gestión debe existir

Las 5 fases de la Planificación Estratégica

Fase 1: Identificación

Identificar no significa más que mirar atrás para ver de dónde venimos y saber dónde estamos hoy. Eso ayudará a mirar hacia delante. Dependiendo de la frecuencia en la que realizamos la planificación, podría ser válido empezar la fase de identificación haciendo un breve análisis de la misión, visión y valores como organización. 

Fase 2: Priorizar y seleccionar objetivos a cumplir

La segunda fase de la planificación estratégica es la priorización y selección de objetivos. Una de las mejores formas de empezar es contemplar todos los grupos de interés o key stakeholders que tenemos como empresa: clientes, bancos, empleados, proveedores o accionistas, entre otros. Una vez contemplados todos, para cada grupo preguntarse: ¿Qué espera de nosotros cada grupo de interés? ¿Qué queremos de cada grupo de interés? 

Con estas dos preguntas, se podrá definir cuál es la posición de empresa y, por lo tanto, qué estrategia y qué objetivos marcar.

Para la priorización, hay que ser capaces de seleccionar los objetivos más relevantes, urgentes y prioritarios para el negocio. ¿Qué esperan de nosotros cada grupo de interés? ¿Continuarán comprando, invirtiendo o apostando por nosotros si cumplimos qué? Hacer este tipo de análisis puede dar la posibilidad de realizar una planificación estratégica basada en lo que realmente la empresa necesita. 

Fase 3: acciones y tácticas

Esta fase consistirá en plasmar todos los pasos, tácticas y acciones a todos los niveles de detalle. Todas estas pequeñas piezas componen el puzle: nuestro objetivo. Podemos dividir las acciones o tácticas en estos cuatro bloques del modelo: financieros, orientados al cliente, proceso interno, capacidad interna y organizativa. 

Es importante diferenciar entre estrategia y táctica, dos conceptos distintos debido a su alcance. Las estrategias son de más alto nivel, implican una frecuencia temporal más larga, tienden a ser más inciertas y se desarrollan por el liderazgo de la empresa. En cambio, las tácticas son de más bajo nivel, implican una frecuencia de ejecución más corta y se ejecutan por mandos intermedios u operacionales. 

Fase 4: planificación estratégica 

Para poner en marcha la ejecución del plan, se debe comunicar a toda la organización para reflejar las responsabilidades, ajustar la forma de trabajo y los procesos, así como establecer las nuevas medidas de progreso y de reporte dentro de toda la organización. 

El lanzamiento de una nueva estrategia, como cualquier cambio, puede conllevar cierto período de adaptación o dudas, con lo que es importante que demos espacios para preguntar abiertamente sobre la nueva estrategia. 

Uno de los mayores problemas en la planificación estratégica es quedarse en el papel y jamás pasar a la acción.

Fase 5: Revisar y actualizar el plan

Una monitorización y seguimiento del plan permitirán también lograr un mayor rendimiento de los equipos. De esta forma reduciremos el tiempo empleado en reaccionar de forma inesperada a cambios del entorno para los que no estamos preparados o incluso evitar una mayor reflexión constante sobre otras posibles estrategias, hecho que ocurre cuando no se ha realizado una buena planificación. 

More To Explore

Weteach

Salvemos a los estudiantes

La educación es un pilar fundamental en la vida de los jóvenes, pero a menudo nos encontramos atrapados en una trampa de mediciones y calificaciones

INNOVATIA

 EMPRESARIOS EXITOSOS

Desde hace tiempo se habló acerca del fenómeno de por qué varios empresarios, sin la preparación académica necesaria, llegaron a poseer grandes fortunas, convirtiéndose en