fbpx

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

 

Veamos los errores más comunes que podrías estar cometiendo a la hora de dar retroalimentación. 

 

  • Un error común es entender la retroalimentación como sólo responsabilidad del docente. Hoy en día, se espera un rol más activo por parte de los estudiantes. Es necesario entender que actividades de retroalimentación donde participen los pares (co-evaluación) y el propio alumno (auto-evaluación), serían sumamente beneficiosas. 
  • Un segundo error de la retroalimentación consiste en entenderla como un proceso de  “transmisión de la información”. El docente puede indicarle cuáles son los aspectos a mejorar con respecto a la evaluación realizada, esperando que el estudiante internalice cuáles fueron sus errores y sea capaz de cambiarlos en el futuro. Por ejemplo: “Mejora la organización de tus ideas porque no se entiende la redacción”. Esta información no es suficiente para el estudiante, ya que no dice cómo mejorar, si no qué mejorar. 

El feedback es esencial para alcanzar los aprendizajes. 

  • Otro error común involucra no considerar que la retroalimentación “interactúa con la motivación y las creencias de los estudiantes”. Si tenemos estudiantes que no se encuentran motivados con la asignatura y no tienen altas expectativas de autoeficacia en torno a sus resultados académicos, no se beneficiarán de las actividades de retroalimentación, a pesar de lo bien diseñadas y ejecutadas que éstas puedan estar. 
  • Otro error involucra no considerar que la retroalimentación “interactúa con la motivación y las creencias de los estudiantes”. Si tenemos estudiantes que no se encuentran motivados con la asignatura y no tienen altas expectativas de autoeficacia en torno a sus resultados académicos, no se beneficiarán de las actividades de retroalimentación, a pesar de lo bien diseñadas y ejecutadas que éstas puedan estar. 
  • Finalmente, una dificultad que se enfrenta en este ámbito, es que los docentes universitarios se sienten sobrecargados y creen que el número de alumnos en la sala de clases les impedirá llevar a cabo un proceso de retroalimentación, y recurren solo a lo automático o teórico.    

Por último, es importante señalar que la utilización de la retroalimentación de manera frecuente, mejora el desempeño de los alumnos, el desarrollo de criterios de desempeño internalizados y su capacidad de autorregulación; alivianando, en el futuro, la carga docente. 

 

¿Qué tipo de retroalimentación debería haber entregado el profesor de la animación para que los estudiantes no sigan cometiendo los mismos errores? 

 

En weteach hemos identificado 7 estrategias para para el desarrollo de la retroalimentación: 

 

  1. Identificar qué es un buen desempeño.
  2. Promover el desarrollo de la autoevaluación.
  3. Facilitar al estudiante información detallada sobre su aprendizaje.
  4. Incentivar el diálogo académico entre el docente y los estudiantes.
  5. Instalar en los estudiantes creencias motivacionales positivas acerca de su desempeño.
  6. Ofrecer oportunidades para acortar la brecha entre el desempeño actual y el desempeño esperado.
  7. Promover el autoaprendizaje en los estudiantes: animarlos a buscar información complementaria con el objetivo de moldear su propia enseñanza.

 

¿Quieres conocer más detalles acerca de las estrategias de retroalimentación que puedes aplicar en tus cursos online? 

En nuestro curso “Estrategias efectivas de retroalimentación” puedes aprender en detalle cada una de ellas, aplicarlas y compartir con una comunidad de docentes acerca de este tema https://weteach-online.com/courses/estrategias-efectivas-de-retroalimentacion y muchos temas más que pueden interesarte.
Te invitamos a visitar nuestros programas en: https://weteach-online.com/pages/bundles

 

Welearn, nos apasiona que las personas aprendan

More To Explore

cropped view of businesswomen and businessman pointing with fingers at sticky notes
Weteach

Enseñar a ser creativos: una necesidad para un aprendizaje eficaz

“No hay que afirmar que si no eres creativo no eres nada; es mejor decir que una de las destrezas del futuro para cada individuo y para cualquier país es la habilidad de ser creativo y esta habilidad debería ser enseñada por alguien”, De Bono.

Uncategorized

La virtud de los educadores: la paciencia 

Otto Bollnow, en su obra Filosofía de la esperanza, plantea la necesidad de volver a cultivar la paciencia en tanto ella es algo así como una fuente que puede ayudar al hombre de nuestro tiempo a recuperar la serenidad y el orden, y además, un sentimiento genuino de plenitud y engrandecimiento de vida.