fbpx

El desafío de ser mejores estudiantes y docentes

“Aquel que no se sienta con ánimo de vivir la maravillosa aventura de aprender, es mejor que no aprenda”- Alejandro Dolina

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Educar es un arte. Pero ¿quién es el principal agente de la educación?, ¿quién realiza la acción que desencadena el proceso educativo?; ¿El profesor que enseña a los alumnos, o el estudiante que siente la inquietud por aprender algo?.

Para entender el proceso de enseñanza-aprendizaje debemos tener en claro que el agente principal y primer factor dinámico de la educación no es el docente, como generalmente se cree, sino el alumno.

Es el impulso natural del profesional tendiente a lograr su propio desarrollo, o bien, la aspiración a la conquista de la propia perfección, lo que lleva al estudiante al despliegue de sus facultades y a la apropiación de nuevos conocimientos. 

En la sociedad actual, dirigida por lo efímero y pasajero, gran parte de los estudiantes no sienten una verdadera preocupación por aprender, ni una auténtica inquietud por mejorarse a sí mismos y esforzarse en la adquisición de nuevos hábitos y mejores verdades. Sino que muchas veces se inscriben en cursos o carreras a fin de obtener un certificado y trabajar rápidamente o con el objetivo de sumar valor al CV. 

La importancia del estudio

¿Por qué florecen estos apurones educativos? Quizá por el ansia de recompensa inmediata que tiene la gente. A nadie le gusta esperar. Todos quieren cosechar, aún sin haber sembrado. Es una lamentable característica que viene acompañando a los hombres desde hace milenios”, La aventura del conocimiento y el aprendizaje, de Alejandro Dolina.

Estudiar es, sin duda, una necesidad en nuestros días. Sin embargo, en el contexto en el que vivimos, de mercantilización del saber, la experiencia muestra que muchos estudiantes; a medida que avanzan en los sucesivos cursos, lo que aprenden son las estrategias para aprobar las materias con el mínimo estudio y esfuerzo posible.

Para algunos alumnos los estudios tienen que ver directamente con el desafío de ser mejores, pero para otros constituyen una tarea realizada con total desgano y forzada por la situación. 

Se produce, entonces, la mentira de la educación, la falta de sentido de la tarea educativa.

¿Cuál puede ser la solución a este problema?

Hay que comenzar por cuestiones básicas como la valoración social del estudio y del rol fundamental del educador, y también con el diseño de programas pedagógicos más acordes con los intereses e inquietudes de los profesionales. 

Desde WETEACH entendemos que la eficacia educativa tiene que ver con un humanismo que ilumine realmente la tarea y el desenvolvimiento integral de los educandos, desarrolle el sentido de la libertad y la responsabilidad juvenil, y sea capaz de construir una sociedad basada en los derechos y deberes humanos en aras del bien común y de la vocación de las personas.

Por este motivo, diseñamos programas completos de pedagogía online para docentes, a fin de que les permita conocer cuáles son las habilidades que necesitan adquirir para enseñar online, para transmitir motivación a sus alumnos y alcanzar un aprendizaje integral mediante seis etapas: Inicio, Motivación, Reflexión, Contenidos, Aplicación y Cierre.

Más información en https://weteach-online.com/ 

More To Explore

cropped view of businesswomen and businessman pointing with fingers at sticky notes
Weteach

Enseñar a ser creativos: una necesidad para un aprendizaje eficaz

“No hay que afirmar que si no eres creativo no eres nada; es mejor decir que una de las destrezas del futuro para cada individuo y para cualquier país es la habilidad de ser creativo y esta habilidad debería ser enseñada por alguien”, De Bono.

Uncategorized

La virtud de los educadores: la paciencia 

Otto Bollnow, en su obra Filosofía de la esperanza, plantea la necesidad de volver a cultivar la paciencia en tanto ella es algo así como una fuente que puede ayudar al hombre de nuestro tiempo a recuperar la serenidad y el orden, y además, un sentimiento genuino de plenitud y engrandecimiento de vida.